Aprendamos más sobre ...  
 
  Computadores Cuánticos y los de ADN 01-02-2023 03:19 (UTC)
   
 
ein Bild

Los ordenadores del Futuro

Ordenadores Cuánticos y Moleculares


La Carrera para la Miniaturización

 

A mediados de los años 40 comenzaron a aparecer los primeros ordenadores. Aquellos primeros artefactos eran muy lentos y ocupaban varias habitaciones llenas de armarios. Cincuenta años después hemos llegado a construir ordenadores portátiles con el tamaño de un bloc de notas que superan con creces la potencia de aquellos gigantes. Pero aun así, la carrera por la miniaturización continua y el siguiente paso hacia el que nos movemos es la construcción de ordenadores cuyas piezas sean átomos o moléculas: los ordenadores cuánticos o moleculares.

 


Los ordenadores primigénios estaban construidos con válvulas de vacío, iguales a las que tenían las radios antiguas. En la actualidad las válvulas han sido sustituidas por elementos de un tamaño mucho menor: los transistores que conforman los chips de silicio. Estos son cada vez mas pequeños habiéndose conseguido actualmente un tamaño unas 800 veces más pequeño que el grosor de un cabello humano (0.13 micras).

En 1946 apareció el que podemos catalogar como el primer ordenador, el ENIAC. Este supercomputador basado en válvulas ocupaba unos 160 metros cuadrados, pesaba 30 toneladas y podía almacenar sólo 20 números de 10 dígitos cada uno. Además, su programación se haciá cambiando cables de manera manual.

Cualquier PC actual se programa de manera automática y tiene un tamaño mucho menor, además de poseer una capacidad de cálculo extremadamente superior. Por ejemplo, ENIAC era capaz de procesar 5.000 operaciones por segundo mientras que cualquier PC actual realiza más de 100 millones. Por otro lado, en esta carrera hemos conseguido que el tamaño de los microprocesadores no supere los 7 centímetros cuadrados, sorprendente comparado con los 160 metros cuadrados que ocupaba ENIAC tan sólo 50 años antes.

La velocidad y el tamaño de los micros están íntimamente relacionadas ya que al ser los transistores más pequeños, la distancia que tiene que recorrer la señal eléctrica es menor y se pueden hacer más rápidos. Al ser los transistores cada vez más pequeños la cantidad de ellos contenidos en un microprocesador, y por consiguiente su velocidad, se ha venido duplicando cada dos años. Pero los estudios revelan que este ritmo no se puede mantener y que el límite será alcanzado tarde o temprano, ya que si se reduce más, las interferencias de un transistor provocarían fallos en los transistores adyacentes.

Con el fin de superar estos límites de tamaño y velocidad se está trabajando en la actualidad en varios centros de investigación de todo el mundo en dos líneas que pueden revolucionar el mundo de la informática: Los ordenadores cuánticos y los ordenadores de ADN.



Aclaración:

Este artículo es resultado de la curiosidad no siendo el autor un investigador del tema.

Por último indicar que un artículo muy similar fue publicado por el autor en el periódico CIBERSUR.


 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Wilson Fabián Cervantes G., Lic CPA, Esp. Copyright: Agosto 2007-2011
 

 

Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis